Sombreros Aguadeños

Producción del sombrero

La paja de iraca se remoja previamente al iniciar el tejido, separándola del pecíolo para iniciar la traba o comienzo del tejido. La traba comienza con un manojo de ocho pares de paja, que se anudan en una de las dos puntas con otra paja, atravesando una paja por dos. El tejido resulta de doblar dos pajas del manojo hacia arriba, abrazando la paja vertical, y dos hacia abajo; la siguiente paja se teje alternando las que se doblaron del manojo así: las que se doblaron se estiran y las que se estiraron se doblan. La paja vertical se suelta del manojo. El tejido va quedando hacia fuera y los cabos del manojo de paja hacia adentro (se motilan una vez el sombrero esté terminado). La primera parte que se elabora es el plato y, de acuerdo a la finura del sombrero, se hacen varias crecidas, es decir, se le agregan pajas. Estas crecidas se realizan entre dos, tres y cuatro veces según lo tupido del tejido. Después continúa el tejido de la copa, que se realiza sobre unas hormas de madera llamadas entrecopas, las cuales varían de tamaño, según la talla o número del sombrero, aunque comúnmente se trabaja sobre la número cuatro, que es estándar.

Terminado el tejido de la copa, se comienza el ala, para lo que se realizan una o dos crecidas más. El ala puede ser de dos, tres, cuatro o cinco dedos de ancho, al cabo de los cuales se hace el remate del borde, consistente en un trenzado en forma de espina de pescado; las pajas sobrantes se dejan. El terminado final es un delicado proceso artesanal que dura entre 3 y 4 semanas, según la finura del tejido. Guardar en bolsa negra, cepillar en seco, no ejercer presión sobre él. NUNCA LOS APOYE SOBRE SU ALA, GUARDELOS COLGADOS.