Categorias Sombreros Vueltiaos

Categorías de sombreros vueltiaos

El sombrero se arma a partir del botón, el cual está formado por un lazo de ocho quiebres a 45 grados cada uno, para un total de 360 grados y está situado en el centro de la plantilla, que es la que cubre la parte superior de la copa; su diámetro oscila entre quince y 17 centímetros. La plantilla puede tener entre cinco y siete vueltas, al cabo de las cuales da un quiebre de noventa grados para iniciar la copa, un tronco de cono o encopadura que se ajusta a la cabeza. La copa tiene de cinco a siete vueltas, de acuerdo con la talla, acabado o calidad del sombrero.Concluida la copa, la trenza da un nuevo quiebre de noventa grados hacia afuera para dar origen al ala. Al cabo de las cuatro vueltas desde la copa hacia afuera, el ala se torna levemente hacia arriba hasta recorrer un cuarto de circunferencia con un total de tres o más vueltas hasta concluir el ala. El borde se remata con una trenza elemental de color negro continuo llamado ribete. El sombrero vueltiao se clasifica de acuerdo a la calidad de la fibra, el trenzado, la costura y la simetría y belleza el conjunto. De esta manera, se pueden agrupar así: el sombrero ordinario, el sombrero de siete pies, el sombrero de once pies, el quinciano, el diecinueve, el machi - hembriao, el veintiuno y el veintitrés.

Los sombreros más finos son los de 19, 21, 23 y hasta 27 vueltas. Tambien existen el sombrero 15 vueltas y el docenero que son de menos calidad. Esta nomenclatura lleva a muchas equivocaciones, porque las personas que desconocen el tema, creen que el número tiene que ver con las vueltas que se le da a la materia prima del sombrero, cuando, en verdad, se refiere al número de pares de fibra que se trenzan. Aparentemente, mientras más sean, más fino es el vueltiao. De todas formas, el sombrero vueltiao más fino y, a la vez, más costoso es el 21. A pesar de que se producen también los sombreros 23 y 27, que podrían considerarse más finos por mayor número de pares de caña flecha, el tejido usado en un sombrero que tiene cuarenta y seis fibras (23 abajo y 23 arriba) o, más aún, cincuenta y cuatro (27 abajo y 27 arriba) ya no es fibra sino hilo.

El sombrero vueltiao es el resultado de más de 300 años de constantes trabajos de los artesanos colombianos. Todos los sombreros de todas las calidades se doblan pero solamente, el sombrero 21 se deja doblar y reducir su tamaño para cargarlo en un bolsillo, en una maleta o en una mochila. Al momento de soltarlo, vuelve a su tamaño y forma inicial. Eso indica su verdadera calidad.

Después del vueltiao 27, seguramente vendrá el 29 y otros modelos. No sabemos hasta dónde llegue la imaginación de los artistas colombianos por seguir elaborando esta símbolica prenda convertida en el símbolo nacional, porque en materia de sombreros, nadie se puede comparar con los colombianos.